Press "Enter" to skip to content

Casi 340 mil pesos para Cabildo

  • Ediles auto aprobaron y cobraron bono
  • Márquez y Ruiz no participaron en saqueo al considerarlo injusto

MARCO SERNA
A pocos meses del término de su trienio, el Cuerpo Edilicio del Honorable Ayuntamiento de Cerritos cobró durante el mes de Febrero un bono de 30 mil pesos para cada integrante, medida a la que se opusieron únicamente los regidores Fernando Márquez Ruiz, del PAN así como Carlos Alberto Ruiz Pérez del Partido Verde, al considerarlo ilegal.
Esta vez no metieron las manos ni los principales “defensores” de los intereses del pueblo, nos referimos a la sexta regidora Irma Nubia Rodríguez Carbajal de Conciencia Popular, quien siempre se había mostrado contra los actos de corrupción, ni mucho menos el dos veces candidato del PRI, el quinto regidor Jorge Luis Quintero Luévano, quien siempre había propuesto en sus campañas un gobierno austero, porque junto con el alcalde que “regala su sueldo”, José Alfredo Sauceda Loredo, la Síndico Municipal Gabriela de Jesús Berrones Rodríguez, Amelia Araiza Clavillo –quien propuso el saqueo en complicidad con Ediel Álvarez Alvarado– y J. Asunción Sánchez Contreras, todos salieron “cuajados”.
La medida aprobada por mayoría sucedió luego de que el Comité de Compras y Adquisiciones aprobara al Tesorero Municipal un presupuesto “armado” para el arreglo de vehículos, algo sumamente elevado, más alto que el precio de las autopartes nuevas, lo que también generó el rechazo del Cuarto Regidor Carlos Alberto Ruiz Pérez.
Ni tardos ni perezosos, los ediles de inmediato aprobaron y cobraron el bono, una cantidad que viene a ser exagerada en relación a la crisis que se vive en el ayuntamiento y qué decir de la condición de extrema pobreza que las familias padecen.
Irma Nubia Rodríguez ya tiene experiencia en este tipo de saqueos, pues llegó a filtrarse en el municipio bajo las siglas de otro partido que también exigía austeridad. Ahora lo hizo con el arropo de Conciencia Popular, para volver a ser partícipe de estas mañas que en efecto, no podría realizar en ningún otro trabajo con tanta facilidad como lo es alzar un dedo.
Por su parte Quintero no solo enseñó sus verdaderas intenciones, sino que pone en mal al PRI en una era en la que no es su mejor momento, mientras que sorprende la decisión de Fernando Márquez Ruiz al no formar parte de la camarilla de abusivos ediles que incluye a Síndico y Alcalde.
El mes de febrero no nos fue barato a los de Cerritos. Aparte de las sumas que se facilitaron a Ediel Álvarez Alvarado para lo que parece un claro pillaje, los ediles recibieron aproximadamente 340 mil pesos, como parte de sus sueldos regulares así como el bono. Las cantidades se dividen mas o menos así:
Alfredo Sauceda 80 mil pesos; J. Asunción Sánchez Contreras, primer regidor, 45 mil pesos; Síndico Municipal Gabriela de Jesús Berrones Rodríguez 50 mil pesos; Amelia Araiza Calvillo, segunda regidora 45 mil pesos; Fernando Márquez Ruiz 15 mil pesos (cantidad sin bono); Carlos Alberto Ruiz Pérez Pérez 15 mil pesos (cantidad sin bono); Quinto regidor Jorge Luis Quintero Luévano 45 mil pesos y la Sexta regidora Irma Nubia Rodríguez Carbajal 45 mil pesos.
La medida que se intentó realizar en secrecía, generó inconformidad entre ciudadanos, cuyas expresiones son visibles en nuestra red social. Este bono servirá para que siempre el pueblo de Cerritos señale a estos impostores como sujetos voraces que llegaron a la alcaldía más a enriquecerse que a exigir al gobierno se cumpliera con el plan de trabajo que promocionó en campaña. Al final, los representantes de corrientes opuestas terminaron siendo parte de lo mismo.
El bono es la suma equivalente a dos quincenas de sueldo de los beneficiados.

Comments are closed.