Press "Enter" to skip to content

Cerriles 1244: El Silencio, la mejor arma de la administración

El Departamento de Comunicación Social, a la par jerárquica de las demás direcciones del Honorable Ayuntamiento, es el lugar de donde se supone, deriva la información oficial. Ya sea para especificar sobre un asunto, desmintiendo aseveraciones, ratificándolas o según sea el caso, la oficina ha de defender a capa y espada la imagen del ayuntamiento en general.

A lo largo de esta semana Plurinominal utilizó los medios digitales para enviar escritos a Comunicación Social, tratando de obtener una respuesta sobre temas considerados relevantes. Por ejemplo, que el Tesorero Municipal Ediel Álvarez Alvarado ha decidido hacerse de todos los espacios dedicados a la venta de alcohol durante la Feria Regional de Cerritos, aprovechando su investidura como integrante del patronato.

Esto se ha convertido en un problema social, porque se deja de lado a comerciantes locales que tratan de invertir para hacerse de recursos y aplicarlos en otras fuentes de trabajo o bien para sostener a sus familias y pagar empleados.

Sin embargo parece que ese tal Ediel “no llena” y sabiendo que su ambición le cerrará las demás puertas (y quedará quemado por siempre), ha querido irse con lo más que pueda.

El otro tema es el relacionado con Juan Manuel Castillo Capetillo, “El Pingo”. Fuentes confiables han revelado que el día jueves, el involucrado en un claro robo en perjuicio de ex empleados municipales fue premiado con un nuevo contrato.

Este medio comprobó que a finales de marzo el ayuntamiento había concluido el contrato con ese tal Pingo. Entonces, al saberse del delicado asunto, no tendría por qué tener entre sus filas a gente de tal calaña. Sin embargo se le premió, lo que viene a comprobar que se cuenta con muchos más involucrados, quienes estarían amenazados por El Pingo, de ser señalados como cómplices. Para evitar mayor escándalo lo mejor es no dejarlo sin chamba. No importa que Cerritos se enoje. Mientras ellos se hayan hecho de miles de pesos los reclamos del pueblo no les interesan.

Las reglas del juego no están claras. La impunidad sigue caracterizando a esta administración y José Alfredo Sauceda Loredo, aunque quiera impedirlo, se rodeó de un gran grupo de ladrones sinvergüenzas, que solo vinieron a manchar el apellido “Sauceda”, limpio hasta antes de sentarse en la silla, engatusado por quienes no hallaban qué candidato poner y se ensañaron con el pobre hombre de mente y alma sin malicia. Ahora Sauceda debe de saber en la que se metió. Y todo por una cochina suma de 50 mil al mes, que por cierto al paisano ni falta le hacían.

Y es que, al ser el alcalde, la responsabilidad de su gente es de él, entonces Cerritos lo recordará como el líder de una banda de rateros.

En lo que respecta al Contralor Interno, esta persona, adicto a las bebidas embriagantes y sabe qué más, según se explica, se le encuentra más en las cantinas que en su oficina, donde no se conoce que “haya ganado un asunto” castigando como se debe a los sinvergüenzas. Al contrario David Alejandro Macías, del Verde pero de alma panista, pasó a ser parte del grupo de amigos del gobierno.

Incluso “es tan flojo que no le gusta ni manejar” por ello contrató a un chofer. Así lo expresa el mismo círculo de abogados de Cerritos, quien agrega que el Contralor está más interesado en asuntos jurídicos particulares que en someter en procesos a quienes llegaron al ayuntamiento a burlarse de Cerritos.

Volviendo a la oficina de Comunicación Social, a principios de año se suponía que la llegada del pariente de Francisco Mata, el yerno, es decir ese tal “Edgar Heliodoro Rocha Ontiveros”, recomendado por el PAN vendría a reforzar las acciones de la oficina.

Parece que solo fue para acallar un rato al vocero de Zona Media, porque ahora en el departamento se notan más flojos que nunca en cuanto a información se refiere.

Por cierto, el tal Heliodoro aparece ahora en la planilla del PAN, y según se explica, “cada semana cobra en la lista de raya, como si fuera empleado temporal”. Esto para no afectar sus intereses políticos.

Nos consta. Ese Toñito Reyes a veces no sabe ni qué responder. Se nota sudando frío, nervioso, y pues lo tratamos con delicadeza desde que supimos que enfrenta un padecimiento cardíaco, tal vez por la presión que se ejerce sobre su persona. De hecho, hay otro sujeto que desconocemos los méritos de los cuales goza. El tipejo se nota con aires de grandeza, como esos que se dan los cobijados por la mafia, incluso llegamos a creer que era Director o algo así.

Aunque quisimos conseguir su nombre completo, solo se nos dijo que se llama “Omar Reyes”. Algo así.

Nos sorprendimos al conocer su puesto, porque en los años que se dice, ha estado en su cargo, jamás hemos recibido un comunicado que sepamos, fue redactado por él.

Contrario a eso lo hemos visto muy junto de la regidora Amelia Araiza Calvillo, imaginamos que gastando el dinero de los cerritenses en restaurantes de lujo, y uno que otro lugarcillo más. De hecho la relación parece de demasiada confianza. Ojalá que ese “Toño Reyes” indique cuál es la función del altanero.

Pues bien. Si el silencio es la mejor arma de la autoridad, que el voto sea el del ciudadano..

Nos leemos la próxima.

Comments are closed.