Press "Enter" to skip to content

Cazadores acechan animales en peligro de extinción

Dieron muerte a oso negro en San Cristóbal Guadalcázar

Por MARCO SERNA.- Campesinos hacen un llamado a las dependencias encargadas de cuidar la vida silvestre en el estado y en el país para que lleven a cabo una verdadera protección hacia los animales en peligro de decadencia, pues afirman que cazadores furtivos están al acecho.

Tras la publicación de Plurinominal que llevó por título, “Captan Oso Negro en Sierra de Guadalcázar”, se confirmó que el territorio de este municipio –vecino de Cerritos y Villa Hidalgo–, sirve de hogar para animales como el oso negro, por lo que podría crecer el número de personas dedicadas a la cacería, que si bien, acuden a nuestra región en determinadas fechas, hasta ahora se enfocan en palomas, liebres, venados o conejos, sin embargo pueden tener en la mira a un animal como el oso negro gracias a los datos revelados.

Pobladores han señalado la presencia de cazadores clandestinos que se han convertido en los principales depredadores de los animales silvestres que existen en la sierra que colinda con la comunidad de Montaña, sin embargo a excepción de un caso, no se conoce de otras afectaciones reales en perjuicio de la fauna.

Así las cosas, ciudadanos revelaron que hace alrededor de un año, un medio de información dio la noticia sobre el avistamiento de un oso negro en la sierra de Montaña, la cual colinda con San Cristóbal.

Posteriormente, se notó la presencia de cazadores que se dieron a la tarea de buscar al ejemplar.

Cuando lo tuvieron a la vista le dispararon y lo mataron, acabando así con la vida de un oso, especie protegida dado que se considera en peligro de extinción.

Informantes de este suceso, explicaron que se pusieron en contacto con la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) pero la dependencia no mostró interés, “querían que nosotros los lleváramos ante quienes mataron el ejemplar, sin tomar en cuenta que esto podría generar represalias”.

La oficina no realizó ninguna indagatoria, quedando en la impunidad la muerte del mamífero.

Por otro lado, hubo cinismo por parte de los cazadores furtivos, ya que a la comunidad de San Cristóbal llegaron cazadores de palomas, a quienes les ofrecieron la piel del animal.

Los “palomeros” se rehusaron a comprarla y advirtieron a los depredadores que enfrentarían penalidad si la autoridad les descubría el cuero.

Denunciantes afirman que las dependencias no hacen nada por acabar con la cacería furtiva, como tampoco con la tala de los bosques que en la región se torna inmoderada.

Distintas veces han denunciado el saqueo de maderos que sufre la sierra de Guadalcázar pero no se detiene a nadie.

Indicaron que la sierra de San Cristóbal es una gran empalizada, la cual se comparte con Montaña y San José de Cervantes, pero poco a poco los taladores han acabado con especies, y seguido salen camionetas llenas de toneladas de árboles que son cortados. Las unidades esperan el horario adecuado para burlar a la autoridad.

La sierra aún guarda gran cantidad de fauna silvestre. Se pueden encontrar gallinas, guajolotes y patos en estado silvestre, así como los animales que ya han revelado algunas asociaciones, por eso urgen a las autoridades para que establezcan una estrategia ante el cuidado de la vida silvestre en esa y otras comunidades.

Comments are closed.