Press "Enter" to skip to content

Cerriles 1376

A pesar de los operativos policiacos que la ciudadanía ha observado últimamente, los bandidos siguen asediando al barrio de San Juan.

Afectados enfrentan una pesadilla. Apenas miran a un sospechoso y se alertan entre sí para evitar robos, que a pesar de las advertencias, siguen ocurriendo casi a diario.

En San Juan reconocen que los operativos de vigilancia llevados a cabo por la Dirección de Seguridad Pública Municipal son visibles a altas horas de la noche, pero aun así los habitantes continúan resintiendo el embate de la delincuencia.

Señalan que cada día los rateros son mas descarados y numerosos, y suponen que ahora, hasta las personas del sexo femenino han recurrido a la práctica.

Comentaron la escena sucedida la madrugada del miércoles seis de febrero. “Era como la una de la madrugada cuando vimos descender por la calle Aquiles Serdán a un individuo que cargaba algo en el hombro. Una mujer lo acompañaba. Nos escondimos, cuando pasaron frente a nosotros, nos dimos cuenta de que el hombre cargaba un cilindro de gas. Por su parte la mujer lo regañaba por caminar tan despacio”.

En San Juan reconocen que los operativos de vigilancia llevados a cabo por la Dirección de Seguridad Pública Municipal son visibles a altas horas de la noche, pero aun así los habitantes continúan resintiendo el embate de la delincuencia.

Los personajes bajaron de Aquiles Serdán hasta el bulevar Martín de Turrubiartes, de ahí enfilaron sobre la calle Honorato Castillo.

Al siguiente día, en la escuela primaria Rafael Nieto una madre de familia comentó, “ayer robaron allá para arriba”.

Así las cosas, los bandidos no tienen temor de ser sorprendidos, ya que en su trayecto pasaron cerca del domicilio que habita el director de Seguridad Pública Municipal José Manuel Escobar.

Son múltiples las ocasiones en que habitantes del barrio han encontrado dentro de sus domicilios a conocidos delincuentes, sin embargo no han puesto denuncia pues consideran que acudir al Ministerio Público es una pérdida de tiempo, ya que los malandros logran su libertad muy rápido.

Otra cosa que causa temor y pánico en el barrio de San Juan son los disparos de arma de fuego que seguido se oyen.

La gente no se atreve a señalar el domicilio exacto de lo que parecen balaceras, pero “los escuchamos cerca de nuestras casas”.

Quienes hablaron con Plurinominal, dijeron que alrededor de las 22:00 horas del martes, cinco de febrero, las detonaciones se escucharon cerca del bulevar Martín de Turrubiartes.

Pero el jueves 7 de febrero, de nuevo oyeron detonaciones.

Vecinos informaron que serían después de las 21:00 horas, cuando escucharon lo que parecían disparos en la parte baja del barrio, pues dudan que hayan sido cohetes.

Así la situación. Nos leemos la próxima…

Comments are closed.