Press "Enter" to skip to content

Familias en pobreza extrema

  • Subsistían vendiendo animales exóticos; legislación prohibió la práctica

Por BETO GUERRERO.- Sobre el kilómetro 98 de la carretera federal 57, pasando el crucero de Charco Cercado, pude darme cuenta de la pobreza extrema que enfrentan familias de Guadalcázar, tema que debe estudiar el gobierno municipal.

Durante años, las personas subsistían vendiendo animales exóticos, pero la legislación prohibió esta práctica.

Era común conseguir aves rapaces, víboras, pájaros como cenzontles, codornices, calandrias, entre mas especies, y jamás faltaba quién las adquiriera, generalmente coleccionistas que las cuidaban como mascotas, o bien buscaban algún producto como remedio para cierto malestar, tanto físico, como mental o espiritual.

Ahora los pobladores ofrecen semillas, tostadas y dulces. La gente se mira caminando con sus productos, y en retenes los ofrece a quien pasa.

Plurinominal preguntó, para saber que si bien les va, ganan 50 pesos al día, dinero que invierten en arroz, frijoles y si se puede tortillas, sal y chile para disfrutar de tostadas con salsa.

Se explicó que algunos adultos mayores sacan mas pidiendo limosna en la carretera que vendiendo productos.

La gente se mira sin ropa abrigadora, no cuentan con suficientes cobijas y amontonados habitan casas de láminas, ramas y cartón.

Al preguntarles sobre las ayudas, dijeron que durante la campaña les entregaron despensas y se les hicieron promesas, pero desde que terminó la jornada electoral ya no reciben visitas.

El grupo de gente es apreciado junto al camino que va hacia Matehuala, en los límites de Guadalcázar con Villa Hidalgo de la carretera federal 57.

La gente pide que si hay personas de buena voluntad, aporten ropa, cobijas y alimento, pues reconocen que esta tarea será difícil cumplir sin la ayuda de municipios vecinos.

Comments are closed.