Press "Enter" to skip to content

Responsable de accidente permanecía detenido

  • Fue certificado con primer grado de intoxicación etílica

Por REDACCIÓN.- Hasta el martes 23 de abril, el conductor que causó el accidente donde perdió la vida Miguel Ángel Ríos Zapata, “El Siete” se encontraba detenido, en espera de que el Ministerio Público resolviera su situación jurídica.

Ese día, cerca de las 10:00 de la mañana, quien dijo ser originario del estado de Puebla y trabajador de una tortillería en el municipio de Villa Juárez, fue conducido por elementos de la Dirección de Seguridad Pública Municipal, ante el Representante Social para que rindiera su declaración sobre los hechos.

Al momento, la policía municipal informó que el chofer del vehículo Ford Focus, color azul modelo 2002 con placas de Puebla, tuvo domicilio en la calle Ciprés de la colonia Aurora, y que el presunto respondía al nombre de » Leonardo y/o Abelardo», cuya edad sería de 34 años».

Después de concluida la declaración, el sujeto fue retornado a la celda que ocupaba desde la noche del domingo 21 de abril.

Sin embargo, antes de ser ingresado a las celdas preventivas fue llevado a certificar ante el médico, donde se dictaminó que conducía en primer grado de intoxicación etílica.

Habitantes de Cerritos hablaron sobre el temor de que el Ministerio Público fuera a “soltar” al conductor, aunque no descartaron que las partes fueran llamadas a la «mediación», de ahí se derivarían otras figuras como la «reparación del daño».

Autoridades habrían de tomar en cuenta lo que se especifique en la ley penal, al tratarse de un asunto en el que el conductor viajaba bajo los efectos del alcohol, aunque Plurinominal pudo constatar que la población no le tiene confianza al Ministerio Público ni a la Policía Ministerial.

Testigos presenciales

El día de los hechos habitantes de esta localidad provenían de Villa Juárez.

Habían acudido a un paseo familiar, y cuando pasaron por la escena del accidente miraron que las llantas del vehículo aun daban vueltas.

En la carretera miraron a un individuo que se balanceaba de lado a lado, supusieron que era el conductor del vehículo y andaba borracho, dijeron que a este lo acompañaba una persona «güera» del sexo femenino, quien luego emprendió su marcha entre las milpas.

Desafortunadamente en esta localidad no se cuenta con un médico legista certificado y al valorar el estado de alcoholización de una persona, lo hacen de acuerdo a su criterio, ya que no se cuenta con un laboratorio para verificar la cantidad exacta de sustancia en el cuerpo.

Comments are closed.