Press "Enter" to skip to content

«El Insurgente Progresista»

Tomás Rosales Sánchez es el nombre del activista que ha comenzado a advertir a la ciudadanía del riesgo que significa, que Cerritos, Guadalcázar y Villa Juárez sean gobernados por un gobierno antorchista.

Utilizando un medio llamado el «Insurgente Progresista», el vecino de Juárez 19, en Villa Hidalgo, denuncia supuestas trapacerías, según acontecimientos históricos que ya ha hecho saber al gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

En una síntesis, Tomás Rosales recuerda la llegada del antorchismo a la cabecera municipal con el ciudadano Fabián González Espinoza, y acusa a la administración tal, de haber actuado en completa impunidad.

En el escrito se citan casos de aviadurismo, pero no solo eso, sino que el ciudadano asegura que se permitió el asentamiento de una «célula delincuencial».

El denunciante recuerda que fue víctima de la delincuencia organizada y su hijo sufrió un «levantón», por lo que luego sería encontrado sin vida el cuerpo de Pedro Pablo Rosales Zapata, cuyo expediente 211/2011 a la fecha sigue «congelado y empolvado», pues de acuerdo a Tomás Rosales se presume complicidad entre Fabián González y la delincuencia organizada.

Otra cosa que no se olvida, es cómo los antorchistas se agenciaron un campamento de la SOP, ahora SCT, que cuenta con un pozo de agua potable, siendo que el lugar habría de estar al servicio de la población.

Así las cosas, del gobierno de Carlos Vite, a quien llaman «el primer forastero con derechos electorales», se dice que actuó con los mismos actos de rapiña del erario, sin embargo con métodos mas mejorados.

Don Tomás añade también que Vite se auto designó el terreno donde reside actualmente, dado que este era del fundo municipal.

De igual modo a través del «Insurgente Progresista», se pide una investigación sobre la gasolinera El Puerto 57 o El Barco, ubicada en el kilómetro 24 de la 57, tramo San Luis Villa Hidalgo, dado que la negociación opera con total opacidad.

El denunciante recuerda que fue víctima de la delincuencia organizada y su hijo sufrió un «levantón», por lo que luego sería encontrado sin vida el cuerpo de Pedro Pablo Rosales Zapata, cuyo expediente 211/2011 a la fecha sigue «congelado y empolvado», pues de acuerdo a Tomás Rosales se presume complicidad entre Fabián González y la delincuencia organizada.

Desde el gobierno de Carlos Vite aun derivan incógnitas sobre el recurso recaudado por el paso de un gasoducto.

El quejoso también señala a los antorchistas como huiachicoleros, y ladrones de diesel, así como quienes administraron los recursos para llevar a cabo obras de relumbrón, dejando de lado el servicio de agua potable que habría de ser prioritario, y no solo eso, sino que señala a los antorchistas de haber entregado lotes del fundo municipal a personas que comulgan con el movimiento, todo con la venia de Carlos Vite.

En relación al gobierno de Gabriel Gutiérrez Cortés, el «Insurgente Progresista» explica que siguió al pie de la letra las instrucciones para llevar a cabo mas saqueo y lucro infame, sin embargo, a la llegada de Eurídice Meza Mendoza, a Tomás Rosales Sánchez y a un grupo de ciudadanos se les ha impedido el acceso a la información pública, pues aseguran, que les consta que vehículos, o tal vez constructoras tengan sede en Puebla, y aunque ganan las licitaciones, creció el número de acciones inconclusas, o la inflación de obras es claramente visible, pues Eurídice Meza ha estado siguiendo la misma línea de sus antecesores.

Según el documento, antorchismo es sinónimo de pan, circo, migajas, opacidad, valemadrismo y corrupción, todo para tener a su servicio y defensa cada vez a mas personas que ignoran cómo se mueven los hilos, cuya voluntad se compra con una despensa.

De este modo se trata de que personas analicen el riesgo que se corre dejando que antorcha llegue a otras presidencias.

Nos leemos la próxima…

Comments are closed.