Press "Enter" to skip to content

Delincuentes, amenaza latente

  • «Andan armados y dispuestos a todo», señalan vecinos de Cantarrana

Por REDACCIÓN.- Los hechos ocurridos el martes 13 de agosto en el barrio “La Cantarrana”, donde un adolescente resultó herido por su cómplice de fechorías, demuestran que la delincuencia es una amenaza latente contra la población, ya que los malhechores andan armados y dispuestos a todo.

«Si el atentadoocurrió contra su compañero, qué nos espera como ciudadanos», dijo una persona del sector.

Se comenta que ese día Luis Enrique, alias «El Magnolio» de 17 años de edad, participó junto con otro individuo en el robo de un celular en la zona centro.

Los ladrones se dirigieron a un predio deLa Cantarrana, donde trataron de ponerse de acuerdo en la repartición del botín, pero al final salieron maly el otro malviviente utilizó una pistola .22 para herir en el estómago al «Magnolio”.

Como ciudadanos debemos preguntarnos qué nos pasaría si tratáramos de impedir un robo, o bien si enfrentáramos a los malvivientes.

El riesgo persiste contra todos, y al parecer cada vez hay más delincuentes menores de edad.

Agentes policiacos recomiendan dar aviso inmediato sobre cualquier sospechoso. Por las noches, es necesario dejar luces encendidas en casa para que los malosos sepan que el interior no está deshabitado.

También se hace necesario que las corporaciones policiacas implementen una estrategia de seguridad para revisar a cualquier sospechoso de día o de noche, pues las corporaciones ya tienen identificados a quienes tienen fama de rateros.

A últimas fechas, se ve a los bandidos portar mochilas. No se sabe que llevan en su interior o si las quieran para cargar “lo que encuentren”.

Del “Magnolio”, se sabe que es un adolescente que hace pocos años llegó a esta cabecera municipal, quien ha mostrado comportamiento rebelde.

“La madre casi a diario batalla con el escuincle, llega cargado con cosas robadas”,así lo expresan vecinos.

Hasta afuera se escuchan gritos como, “lárgate de aquí con eso.

El individuo espera que la madre se duerma para trepar por la reja del portón, el cual tiene algunos 2 metros de altura.

Con una mano se agarra de los barandales y se auxilia con los pies, mientras en la otra lleva los objetospara meterlos al domicilio a escondidas.

La sociedad se ha visto perjudicada con la Ley de Menores Infractores. Autoridades justifican las solturas debido a que aun no son adultos, además de que dicen, los afectados no se presentan a levantar denuncias.

Pero si un ciudadano acusa al individuo ante el Ministerio Público, sus familiares se convierten en los peores enemigos del denunciante.

Como si fuera “una blanca palomita” hasta se atreven a decir,“él anda robando pero a nadie le hace daño”.

Comments are closed.