CERRILES 505

No es de mucha utilidad destinar un “Miércoles Ciudadano” cada mes, si las peticiones que realiza la población no se atienden.
La idea de esta nueva medida, parece buena. Se busca “mejorar el acercamiento con la ciudadanía, para conocer sus inquietudes”, sin embargo éstas no son mayores a las que se denuncian públicamente en los medios de comunicación, que en síntesis, se tratan de mejorar los servicios en favor de la sociedad.
Allí, serían nuevas sólo las quejas directas por descortesías que se reciben del personal que labora para la presidencia.
Dicho de otro modo, lo interesante es ver qué es lo que se resuelve, no lo que se pide de manera constante.

José Ricardo García Melo, Secretario General de la Sección 26 del Sindicato Nacional de los Trabajadores de la Educación, durante el evento ocurrido el miércoles 5 de diciembre, –donde se presentó a los integrantes del Comité Ejecutivo– felicitó a los profesores que en esos momentos estaban “forjando a los futuros presidentes municipales, diputados federales y senadores”.
De ser así, podrían entonces ser los Profesores quienes no han logrado que se cuente en el país con individuos comprometidos con sus semejantes, sino que son presas fáciles de la corrupción y avaricia.

El clima que se observa en México, en todos los aspectos, es la prueba más clara de tal afirmación, pero basta en el municipio hacer un pequeño sondeo para verificarlo.
La mayoría de alumnos de preparatoria y hasta de la universidad, no pueden siquiera entender un artículo de opinión expresado en periódicos nacionales, gozan de ortografía pésima y mucho menos logran expresar sus ideas a través de escritos. Bueno, ni siquiera tienen el gusto por la lectura.
Los pocos que han logrado escalar en el ámbito personal, lo han hecho no precisamente por la educación obtenida en escuelas de esta “sección”, sino por su gusto por el estudio de diversas ciencias, en las que claro, se requiere de Maestros, pero es más el esfuerzo del alumno por investigar, fuera de un sistema manipulatorio, que niega todo cuestionamiento y fulmina la capacidad de análisis crítico.

Y es que, partiendo de una educación mediocre, un pueblo se aleja de los valores morales que enaltecen a la sociedad, dejando en primer plano aquello que causa placer individual, más que toda búsqueda del perfeccionamiento colectivo.

Sacerdotes faltando a sus principios -que la propia comunidad tolera- políticos que saquean al municipio a ojos vistos, autoridades que se venden al mejor precio, o Profesores que no les importa ser vistos por alumnos en estado inconveniente, y nadie, pero nadie, dice nada. No se les programó para eso, cuando todo es parte del panorama que nos rodea, donde la educación no ha podido demostrar los frutos que entre Profesores presumen.

Es cierto. “El objetivo de los sindicatos es velar por los intereses laborales de sus agremiados”, (se recalcó en la reunión).
El SNTE, en ese sentido, no es el responsable de plantear la reforma educativa. Ésa no es su función.
Pero el sindicalismo en el ámbito de la instrucción, debería tener otras características, porque el objeto de lo educativo en la vida pública no es la acumulación de ganancias para un grupo, sino la mayor difusión posible de la cultura y el saber, por eso, alejados de esta meta, la mayoría de maestros están comprometidos, pero con sus amigos.

Nos leemos luego…

Prohibida la reproducción total o parcial del contenido sin el consentimiento expreso de la dirección.