Zoon Politikón

Cuando Aristóteles definía al hombre como zoon politikón, o sea “animal político”, se refería a que, a diferencia de los animales, posee la capacidad natural de relacionarse políticamente, o sea crear sociedades y organizar la vida en ciudades (“polis” en griego).
Pero ahora, los verdaderos animales, dicho sea con todo respeto, han incursionado en esta actividad humana ante el descrédito que los políticos “racionales” –léase Gordillos, Graniers, Moreiras, Bejaranos, Duartes, Deschamps, Emilios González, entre otros– y han arrojado contra tan distinguida actividad humana, considerada por los filósofos de todos los tiempos como una ciencia y un arte.
“Morris” un gato mestizo postulado por unos electores cansados de la política tradicional, como candidato a la alcaldía de Xalapa para las elecciones del próximo 7 de julio en el estado de Veracruz, ha causado revuelo en las redes sociales al obtener en poco tiempo más seguidores que cualquiera de sus rivales humanos.
“Ante la cantidad de ratas que acechan esos puestos sólo un gato podrá poner orden. El candigato no promete nada más que los demás candidatos: Descansar y retozar”, dicen sus impulsores, dos jóvenes jarochos, quienes piden votar por él a aquellos que “han perdido la fe en la clase política”, no sólo porque se trata de un gato, sino como rebeldía de quienes sienten que su voto no ha sido respetado y que no están convencidos de los candidatos normales.
“Yo soy un gato y no hago mucho. Pero puedes usar tu voto por mí como protesta”, dice su eslogan en su página de Facebook, que cuenta con más de 80.000 “likes”.
Y como si esto no bastara para demostrar lo degradado que está la política en México, en Sinaloa le surgió a Morris un émulo del ojos llamado Cheché, quien lleva como compañera de fórmula a Megan Jacqueline, que está apuntada para la diputación local del distrito electoral que incluye al municipio de Ahome.
En Puebla lanzaron a la “Candigata Maya”, cuya campaña se basará en mejoramiento vial, el matrimonio igualitario y la capacitación policíacas, entre otras propuestas. Sus promotores creen que estos harán mejor papel que los que actualmente están postulados en la capital.
Ya desatada la moda del auténtico zoon politikón, para obtener la presidencia municipal de ciudad Juárez, postularon al “Burro Chon”, un personaje que asegura venir “de menos a más” y ser parte de la “izquierda anticapitalista”.
Y el más reciente CANdidato es un perro labrador llamado “Titán”, quien este lunes inició su campaña a través de la red social de Facebook, para gobernar en Oaxaca. “Titán”, quien confiesa “que sí va por el hueso”, cuenta hasta ahora con pocos seguidores, pero confía que pronto se multiplicarán de forma viral.
La postulación de animales como candidatos es todo un fenómeno actualmente; tanto así, que ya hasta han surgido los afectados que se dicen víctimas de guerras sucias por la irrupción de una oposición animal inesperada y bastante competitiva, a la que se suman las autoridades electorales que llegan al ridículo de llamar a no votar por los gatos, cuando el tema se debe tratar como lo que es y no tomarse las cosas tan a pecho.
La primera pregunta clave es: ¿Cuándo se dará en Cerritos una situación similar, dado los magros resultados que hasta ahora han dado las administraciones municipales que nos han gobernado desde que inició este tercer milenio?
Hay que recordar que a principios de la década de los 90, el Frente Cívico Potosino postuló como candidato a la alcaldía de San Luis Potosí al burro Cleofas, como una manera de ridiculizar la contienda y en protesta por el supuesto fraude electoral del PRI en aquella época.
La segunda pregunta claves es: ¿Cuál sería el animal que en un supuesto caso fuese postulado aquí? De entrada, un buey quedaría descartado, pues la experiencia en elecciones pasadas ha demostrado que son inoperantes, otra vez dicho sea con todo respeto, y de perros y gatos ya fue suficiente.
¿Qué tal una tortuga? Para que haga “concha” con los laudos adversos. O bien un guajolote, para “hacerle un mole” a quienes manejan los dineros en el estado y motivarlos a que nos aumenten el presupuesto. En fin, se admiten propuestas, así de espléndida es la democracia.
CINCELAZO.- El arte de vencer se aprende en las derrotas.

Prohibida la reproducción total o parcial del contenido sin el consentimiento expreso de la dirección.