Quería 66 mil pesos por un rezo

  • El brujo “Juan Diego” solicitó la cantidad para curar a vecino de la Colonia Satélite

Francisco V.- Habitante de la Colonia Satélite advirtió sobre un brujo que pidió 66 mil pesos por rezar para la sanación de un paciente.
Engañando sobre el estado de salud, intentó estafar a una familia.
Es común que los que dicen ser “hechiceros” se establezcan en la cabecera municipal tolerados por autoridades.
Son muchos los casos en que se ha timado a ciudadanos con cantidades mayores a los 50 mil pesos, incluso en la localidad se permite la instalación de “consultorios” para ejercer la “charlatanería”.
Los “brujos” utilizan denominaciones llamativas con las que los incautos se sorprenden.
Como la medicina habitual no sana a los pacientes, en su desesperación buscan ayuda “fuera de este mundo”.
Los “magos” aprovechan el abatimiento y piden fuertes sumas de dinero prometiendo una cura que jamás llega.
“Juan Diego”, es el nombre de un sujeto que se estableció en el “Hotel Central”.
Prometía la cura de toda enfermedad por más difícil que fuera.
Como un sujeto padece por adicciones, a sus familiares el curandero comentó que primero debía sanarlos a ellos.
Empezando por el jefe, debían curarse porque “estaban todos enfermos” y ésto repercutía en el vicioso.
Amenazó el nigromante, de que si la cabeza del clan no recibía la cura, hasta perdería la vida.
Entonces se le dieron 2 tragos de agua mineral para que hiciera gárgaras.
Después debió escupir en recipiente de donde emanó “grasa”.
Mil 500 pesos fue resultado de esta consulta.
Para concretar el conjuro, el fraudulento individuo pidió velas, pastillas de magnesia, y unas cápsulas que no pudieron encontrarse en ninguna farmacia.
Ayudantes del engañador manifestaron que ellos las conseguirían para vendérselas.
Así, se pidió al paciente que tomara todo con leche para que expulsara “algo”.
No fue a las primeras evacuaciones cuando se notó lo anormal.
De esto se informó al “brujo”, quien extrañado aseguró que al tomar otra píldora se conseguiría el resultado.
El hombre volvió a consumir los productos hasta que expulsó un objeto cuadrado, como con 4 patas que parecía de tela.
Se le informó al curandero, quien reconoció que por lo extenso de la enfermedad, el hombre ya había contaminado a su esposa.
La forma dramática con que se describió el problema impresionó a los parientes, pero se sospecha que las cápsulas contenían una sustancia que se esponjó con el agua dentro del estómago del paciente.
Para curar al enfermo, el mago pedía ahora la cantidad de 2 mil pesos por un rezo. Con tal de sanar se le dio el dinero a “Juan Diego”.
Al recibir el efectivo, el mentiroso explicó que en total serían 33 oraciones, lo que daba un total de 66 mil pesos.
Debían reunirse de inmediato por el avanzado nivel del padecimiento.
“El animal está en tus entrañas y está creciendo, además tiene uñas y te pueden desgarrar el intestino”. Fue parte de los argumentos que se le dio al hombre.
Luego de meditar, el “afectado” concluyó que el supuesto curandero sólo es un charlatán.
Por la forma en que comenta las enfermedades, crea una psicosis en la gente que lo visita.
A través de este medio se hace un llamado a la población para que no se deje embaucar por supuestos brujos.
Se asegura que esta persona posiblemente estafó a más, y de la noche a la mañana desapareció del hotel.

Prohibida la reproducción total o parcial del contenido sin el consentimiento expreso de la dirección.