Press "Enter" to skip to content

Un historia de fantasmas contada por trailero

FRANCISCO VALERO.- Historia sobrenatural fue contada en página de traileros.

El pasado martes 27 de abril, ganó popularidad la anécdota que muchos toman por verdadera.

Los hechos le ocurrieron a unos traileros que viajaban de Ciudad Victoria a Rioverde.

Aunque en la historia no narran la fecha exacta del acontecimiento y mucho menos el lugar, sí hacen referencia al trayecto que seguían.

En el contenido de la publicación dice, «10 de la noche, viajábamos de Ciudad Victoria a Rioverde, veníamos tres compañeros haciendo convoy, yo venía en medio y vi que al compañero de adelante se le reventó una llanta del segundo remolque y por el radio le empecé a decir y total nos orillamos, estábamos poco antes de llegar a Cerritos, ese compañero no tenía mucha experiencia en esto, tenía como un mes que empezó en este bonito trabajo, él tenía como 22 años de edad y total le ayudamos a cambiar la llanta y entre la plática nos empezamos a reír y en eso escuchamos como si dijeran… Padre nuestro que estás en el cielo, y lo demás del rezo, se escuchaban como murmullos… Los tres en ese mismo momento volteamos a ver a nuestro alrededor como buscando a alguien… yo en ese mismo momento supe que no había sido sólo yo el único que había escuchado… pero nadie dijo nada, seguimos cambiando la llanta y entre broma y broma nos empezamos a reír y volvimos a escuchar… Padre nuestro que estás en el cielo… y después puros murmullos, la risa a todos se nos quitó en cuestión de segundos y uno de mis compañeros dijo… ¿Escucharon lo mismo que yo? Y dijimos sí, si lo escuchamos, lo mismo hace rato, yo les dije que había que apurarnos, la neta me empecé a sentir nervioso, yo veía la cara de mis compañeros también reflejaban miedo en su rostro, nos apresuramos y escuchamos pasos como si más personas nos hicieran compañía, pero no se veía nada… Cambiamos la llanta y seguimos nuestro camino, como a 500 metros adelante vi cómo el camión de mi compañero se hacía de un lado a otro, como si estuviera perdiendo el control, yo empecé a hablarle por el radio y me respondió con una voz muy agitada diciéndome ayúdenme… Viene la muerta aquí conmigo, después que dijo eso controló la unidad y se detuvo, lo vimos y el pobre estaba todo sudado, estaba bien pálido y helado de su cuerpo, dijo que una mujer de cabello güero estaba allí en el asiento del copiloto y que le decía… te vas a matar y que le movía el volante, además dijo que él nunca nos respondió el radio… el compañero nunca más ha vuelto a manejar un tráiler… otra anécdota más que vivimos en carreteras”.

Comments are closed.