Pulsa «Intro» para saltar al contenido

Consecuencias económicas:

  • La cuenta pendiente del «empleado berrinchudo»

BETO GUERRERO.- A mediados de enero, un incidente protagonizado por un empleado de la empresa «Opasa», apodado «El Roy», ha generado controversia en Cerritos. El trabajador, identificado como Rogelio, se desempeña como banderero y se vio envuelto en un escándalo en el cajero Banorte local cuando no encontró reflejado su sueldo en su cuenta bancaria.

El alterado, conocido como el «empleado berrinchudo», desató su ira pateando con fuerza las puertas de cristal del cajero, ocasionando daños considerables. Según los encargados de reparar la puerta y cambiar el vidrio estrellado, la estimación de los daños asciende a aproximadamente 50 mil pesos.

El acto de vandalismo fue captado por cámaras de seguridad, evidenciando el estado de alteración del empleado. Ante esta situación, se prevé una demanda o denuncia por daños y perjuicios en su contra, pero en un intento de evitar instancias legales, se plantea la posibilidad de que se le ofrezca al empleado la opción de cubrir los daños mediante descuentos de su salario. Se espera que la situación quede resuelta en el transcurso de este año.

Los comentarios están cerrados.