Press "Enter" to skip to content

Toño Nava, padrino de padrinos

  • Durante años trabajó en local del Pasaje Matamoros

MARCO SERNA.- Falleció el comerciante José Antonio Nava Guerrero. Este ciudadano tuvo domicilio junto al Auditorio Municipal, en Plaza Morelos número 7a, y se conoció su defunción el lunes por la mañana, en el sitio que le sirvió de hogar.

Toño Nava, así se le conocía al papá de Toñín, Omar y Valeria, y esposo de la señora Evelia López Jasso, quien por muchos años atendió una carnicería y frutería en el pasaje Matamoros.

A diario convivía con clientes y amigos que lo visitaban. «Quiere una fruta, un plátano», decía. Quienes lo conocimos hablamos con él del sentido de la vida, de cuestiones de superación ante diarios aconteceres, a veces inaceptables, pero que debían enfrentarse con valentía.

En lo personal, mi forma de ver la vida está influenciada en parte por pláticas o hasta consejos de Toño Nava, entre otras personas que nos juntábamos a platicar con rumbo a un mismo objetivo: afrontar el diario vivir con entereza.

Quienes lo conocimos hablamos con él del sentido de la vida, de cuestiones de superación ante diarios aconteceres, a veces inaceptables, pero que debían enfrentarse con valentía…

Pero el Pasaje Matamoros ya no volvió a ser el mismo, porque un Toño Nava enfrentó padecimientos que lo obligaron a permanecer en casa. Primero aguantó una intervención médica que lo mantuvo sentado la mayor parte del tiempo, pero poco a poco fue víctima de otros achaques. Entonces ya no le miraba sentado en ese lugar donde estuvo gran parte de su vida y ahora su negocio se convirtió en una tienda de regalos.

Pero en su domicilio la gente seguía visitándolo y ahora, en este mayo sus parientes y amistades cercanas lamentaron su defunción.

Toño Nava fue velado dos noches. El lunes 9 y el martes 10. Su sepelio se programó para este miércoles 11. Descanse en paz el padrino Toño Nava.

Comments are closed.