Press "Enter" to skip to content

Pepito, un apasionado del béisbol

  • El cartero fue cronista de múltiples encuentros

Por FRANCISCO VALERO.- El sábado 27 de marzo se difundió el fallecimiento de José Elías González Báez, quien fue conocido como «Pepe».

El vecino del barrio de San Juan fue siempre apasionado del Rey de los Deportes y cronista de múltiples encuentros. En los campos deportivos su voz era inconfundible al narrar las brillantes jugadas que hacían los beisbolistas dentro del diamante.

«Pepe» formó parte de una generación de cronistas que se han extinguido con el paso de los años.

Se le veía en múltiples campos narrando encuentros con un lenguaje «pulido».

Descanse en paz José Elías González Báez.

El campo Abasolo fue el que más gozó de su presencia, no se diga cuando el equipo de «Cantarrana» estuvo patrocinado por el señor «Pilo Orozco” (+).

Quien dijera que el final de sus días estaba cerca cuando apenas el domingo 21 de marzo, el equipo de béisbol «Diablos de la Satélite» le habían homenajeado por su trayectoria.

En la fecha “Pepe Báez” todavía se tomó con todos los jugadores la foto del recuerdo, la que hoy en día inspira a sus familiares a admirar el espíritu deportivo de «Pepito» como le llamaban de cariño.

«Pepe» formó parte de una generación de cronistas que se han extinguido con el paso de los años.

También fue admirador de los Pumas de la Universidad Autónoma de México (UNAM), y casi siempre utilizaba una playera o camisa con el logo del equipo.

José Elías González Báez trabajó por más de 30 años en Correos de México.

Otro sector ciudadano lo conocía como «Pepe El cartero».

Gracias al deporte y a los correos, don Pepe conoció mucha gente.

Algunos lo recuerdan cargando las bolsas llenas de sobres para llevarlas a los autobuses y durante años circuló calles principales entregando correspondencia cuando esta vía era el principal medio de comunicación en ausencia del internet.

«Pepe El cartero» fue hijo de la señora Crescencia Báez González y del señor Darío González Fernández, ambos originarios de esta localidad y siempre avecindados en el barrio de San Juan, comúnmente conocido como «La Cantarrana».

Sus padres formaron una familia muy amplia. Ahora sobreviven Martha, María del Rosario, María de Los Angeles, Roberto, Diego, Francisco, Gerardo y Raúl, este último también empleado de Correos de México, todos muy conocidos en La Cantarrana, donde a pesar de sus ocupaciones, destacan por la afición deportiva.

Pero eso no es todo, porque Raúl, hermano de Pepe fungió como regidor en el ayuntamiento que estuvo presidido por Dulce María Montes, sin olvidar la trayectoria del profesor Gerardo González Báez.

Las exequias se realizarían la noche del sábado 27 de marzo en el domicilio de don José Elías, mientras tanto la misa de cuerpo presente se programó en la capilla de San Juan, donde el difunto se desempeñó por algún tiempo dentro del “Comité pro construcción”.

El cuerpo estaría expuesto por algunas horas a los pies de la virgen, como homenaje póstumo al trabajo que realizó en bien del lugar. Descanse en paz «Pepe El cartero».

La despedida

El domingo 28 de marzo se llevó a cabo el sepelio del conocido cronista del béisbol y ex empleado de Correos de México, José Elías González Báez. «Pepe Báez», como algunos le decían, murió el sábado 27 de marzo. Las exequias se realizaron en su domicilio y la misa de cuerpo presente se ofició en la Capilla de Nuestra Señora de San Juan el domingo a las nueve de la mañana.

De la Iglesia, el féretro con sus restos fue trasladado nuevamente a su domicilio ubicado en la calle Francisco P. Mariel, estando planeada su salida hacia el panteón municipal a las cuatro de la tarde.

Fueron amigos y familiares los que formaron el cortejo de acompañamiento hasta el panteón municipal.

En el descanso el Profesor Cirilo Báez reflexionó sobre el significado del Padre Nuestro. Dijo que los familiares del fallecido le habían pedido que hiciera una oración por el eterno descanso del alma, por eso escogió el Padre Nuestro para reflexionar sobre la vida de José Elías González Báez y su aportación a la obra del señor.

Paso a paso fue señalando el significado del Padre Nuestro. Dijo que el fallecido estuvo comprometido con todo lo que dice esa oración.

Fueron amigos y familiares los que formaron el cortejo de acompañamiento hasta el panteón municipal.

La despedida de «Pepito» fue muy sentida, ya que siempre fue un hombre muy cercano a sus familiares, quienes le brindaban aprecio y ahora extrañan su partida. La pérdida deja un hueco muy difícil de llenar en el entorno familiar.

El Profesor Gerardo González Báez fue el encargado de agradecer las muestras de apoyo y cariño recibidas de parte de amigos y familiares.

Destacó el apoyo que le deben seguir brindando a «doña Coco» para que sienta el confort y apoyo.

Los familiares de José Elías González Báez también quisieron resaltar su espíritu deportivo.

Sobre el féretro colocaron una camisola deportiva, playera que comúnmente utilizaba el vecino de «La Cantarrana».

Fueron muchos los aficionados al béisbol que acudieron hasta el panteón municipal a dar el último adiós a quien por muchos años narró los encuentros. Dijeron que ese día varios de los equipos de béisbol con que cuenta el municipio tenían salidas, pero prefirieron quedarse a acompañar a su última morada a «Pepe Báez».

Otros jugadores se quedaron con el deseo de haber formado parte del cortejo de despedida, pero debían jugar en Buenavista Guadalcázar, donde los equipos son potentes.


Abajo puedes dejar un comentario de condolencia para la familia del señor José Elías González Báez:

Be First to Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.