Press "Enter" to skip to content

Cerriles 1712

Durante el proceso electoral la participación de las mujeres es notoria y en Cerritos no sería la primera vez que otra mujer se convierte en presidenta municipal, sino que ahora no hay hombres en la búsqueda de la alcaldía.

Aunque se han presentado casos de violencia como sucedió la noche del martes 6 de  abril, la tasa de feminicidios ha ido a la baja en nuestra región. Los índices de criminalidad dejan entre las víctimas a personas del sexo masculino como objetivos principales. Esto no es motivo de festejo, pues al igual que en otros delitos donde las mujeres han sido víctimas, en la mayoría de asuntos los culpables no son castigados.

Volviendo al tema de las mujeres, candidatos ya han tenido acercamientos con este sector, que además de maltratos han alzado la voz para denunciar actos de abuso sexual o acoso, siendo las redes sociales el principal método para dar a conocer a supuestos responsables, no obstante legalmente siempre predomina la presunción de inocencia…

El arranque de las campañas sirve de parámetro para medir seguidores. Es cierto, las fotos o videos “no votan”, pero siempre llamará más la atención una multitud que la simple reunión de unos cuantos. Hay quienes recurren a las encuestas o a los “likes” de redes sociales para darse una idea “de quien va arriba”.

Hasta ahora todo es incierto, pero si atendemos a lo que se mira en redes, tanto en fotos o “me gusta” podríamos decir quién ganaría al día de hoy, sin embargo, ningún medio, ninguna publicidad o crítica definen la elección como lo hace la sociedad, influenciada por un conjunto de factores…

Unos suman, otros restan, otros se cambian de partido, otros se quedan en el mismo. Este 2021 está más que probado que los institutos políticos enfrentan una crisis de credibilidad, y que solo sirven para brincar a la presidencia municipal, porque si atendemos a los estatutos de cada uno, parece que desde hace mucho dejaron de seguirse y que ahora solo importa recuperar el poder aunque se quede el orgullo o ideología por un lado.

Es una lástima que todo esté regulado para que solo unos cuantos sean los candidatos, no por méritos sino por “dedazos”, porque desde todo nivel se aprecian gritos de inconformidad de quienes no desean ser gobernados por alguien que no eligieron, sino que les fue impuesto.

Esto ya se sabía de antemano que pasaba en los partidos de siempre, pero que suceda en grupos como Morena sí llama la atención porque entonces en México, durante el siglo XXI todavía no puede presumirse de democracia.

En la capital se sabe de pugnas entre los Gallardo y los empresarios, pues los ricos, los del dinero no quieren que el “naco” –como ellos le dicen–, se convierta en presidente de la verdadera raza, que es la que menos tiene…

Así las cosas, parece que es al Partido Verde, al menos a nivel local, a donde llegan las personas que se “enojaron” con sus partidos, pero del Verde también se han ido a otros partidos…

Es bueno contar con distintas opciones. Se fomenta la pluralidad, pero si algo le molesta a la gente es la traición, o que no se les tome en cuenta o que se falte a los acuerdos preestablecidos.

Dice una máxima popular que “el primero en tiempo es primero en derecho”, y para eso no hace falta ser sabio, sino con un simple ejemplo podemos darnos cuenta qué pasa si uno se forma hasta adelante en la fila de las tortillas, dejando atrás a quienes llevan más de 15 minutos formados…

Pobre “Pollo Gallardo”, ya no hallan ni qué inventarle. Lo cierto es que para ser candidato hay que estar libre de antecedentes penales y si recordamos el 2018, cuando lo apresaron fue para dejarle el camino libre a Juan Manuel Carreras López, cuya gubernatura peligraba.
Fue tanto el miedo que todo el sistema se unió para fincar un delito que no pudo comprobarse, y claro, el “pollito” estuvo preso en tanto Carreras ganaba. Una vez convertido en gobernador se ordenó la soltura de Ricardo Gallardo. Salió limpiecito que hasta tuvo todo para ser de nuevo candidato a la gubernatura en este 2021.

Ahora vuelven a decir “que es esto… que es lo otro”.

En la capital se sabe de pugnas entre los Gallardo y los empresarios, pues los ricos, los del dinero no quieren que el “naco” –como ellos le dicen–, se convierta en presidente de la verdadera raza, que es la que menos tiene.

En fin, a Ricardo la gente de Cerritos le dio una gran bienvenida y cómo no va a arremeter contra los contrarios, si son los que lo metieron al bote hace unos años y vaya que todavía le temen.

Por cierto a nivel federal el Partido Verde y Morena son aliados.

Nos leemos la próxima…

Comments are closed.