Press "Enter" to skip to content

Cerriles, 19 de Feb 2007

Se necesita un poco de acatamiento el aceptar una frustración absoluta a sabiendas que el tiempo se encargará de convertirla en relativa. Cada personaje tiene un cierto grado de habilidad suficiente para enfrentar los disturbios arrebatados y especulativos de manera honrada, pudiendo llegar a saber cual es el punto débil del que sufre. El llevar un estilo de vida cabal exige una rigurosa rectitud. Las especulaciones de rumores en sentido negativo, solo indican que se trata de consideraciones no confirmadas que se intentan dar por ciertas con un objetivo determinado positivo o negativo que recae en la persona o cosa en la cual se enfocan. Por el hecho de no ser información contrastada, rara vez se difunde de forma abierta, aunque esto no impide que se extienda de manera rápida. La forma desmenuzada de ingerir prójimo en una sociedad comola Cerritensesiempre ha sido “de boca en boca”. Ejemplo de esto son las sociedades que acuerdan un pacto anónimo que debe ser respetado y sin embargo, el presumir ante los demás el hecho de “saber algo que no sabes” continúa predominando como costumbre de nuestra raíz, siendo el anonimato el más aprovechado para extender este tipo de rumores.

Concretándome a la realidad de los hechos que influyeron en la suspensión temporal de este medio, puedo decirles que lo agregado al trabajo personal, crea una necesidad futura que puede llegar a ser indispensable para una persona que no ve la realidad como tal y vive en un mundo de utopías políticas que inmiscuyen los sentimientos personales sin poder separarlos de los hechos que deben ser enfocados al trabajo desempeñado que con codicia espera nuestro núcleo poblacional. Este conjunto de personas en base a la observación pueden analizar con demasiada claridad que los motivos o planteamientos personales que se hayan derivado de la irresponsabilidad por parte de la directiva, pudieran ser resultado de una mentalidad lo suficientemente inmadura. Puedo estar de acuerdo con este criterio y he decidido que es el mejor escudo para explicar lo anterior al sentirme atacado por las agudas flechas de cuestionamientos locales. Sin embargo, con un poco de reflexión al aceptar como propios los errores, llegamos a la conclusión de que nuestra alma es sencilla y la complicamos al añadirle necesidades innecesarias, trayendo como resultado una vida enredada llena de consecuencias que convierten la naturalidad en algo embarazoso. No es el detrimento, los temores, o malestares los que ocasionan nuestras dificultades, sino el rehusarnos a tomar una decisión para continuar con la labor indispensable como lo es la realización de las tareas diarias cuando nuestras actitudes han sido siempre dominadas por los excesos. Esa voz interior que es la respuesta final a los cuestionamientos planteados es la que nos hace dar gracias a lo desconocido por saber que existe algo de juicio en nuestros actos y haber optado por seguir adelante en esta división de nuestros proyectos, separando en definitiva la relación laboral de todo sentimentalismo. “Todo ser humano tiene el derecho de hacer sus propias elecciones en la vida (dentro de la ley) sin esperar la menor intromisión de sus semejantes. Pero por el mismo hecho, todo ser humano le debe a sus semejantes la cortesía de permitirles hacer sus propias elecciones a su modo”. Espero que la determinación tomada resulte en beneficio positivo para TODOS nosotros. En realidad, lo deseo.

 

Comments are closed.