Pulsa «Intro» para saltar al contenido

Del choque a la fuga:

  • Testimonios, acusaciones y un empleador indignado

REDACCIÓN.- El accidente ocurrido el jueves 20 de junio en Cerritos ha tomado un giro inesperado, revelando una serie de complicaciones y desacuerdos entre las partes involucradas. Emmanuel Martínez, quien se identifica como el dueño del restaurante, propietario de la motoneta y empleador del joven lesionado, contactó a Plurinominal la noche del viernes 21 de junio, expresando su frustración por la falta de comunicación con el responsable del choque.

Martínez declaró: «Yo soy el dueño del restaurante, propietario de la moto y patrón del joven que atropellaron, y conmigo no ha venido nadie ni se ha comunicado para arreglar nada del incidente. Si no se pone en contacto, procederemos con una demanda. Yo soy el principal afectado.» Esta declaración ha generado controversia, ya que Martínez pareció priorizar los daños materiales sobre el bienestar de su empleado, sin proporcionar información sobre la cobertura médica del trabajador, posibles incapacidades o el monto estimado de los daños.

La situación se complicó aún más cuando Judith Escalante, familiar del lesionado, actualizó la información el domingo 23 de junio. Según Escalante, el conductor de la camioneta inicialmente se comprometió a cubrir los gastos a cambio de que se eliminara una publicación en Facebook. Sin embargo, una vez que la publicación fue borrada, el conductor bloqueó toda comunicación y se negó a asumir responsabilidades.

Escalante también reveló que, según testigos, el conductor de la camioneta posiblemente estaba ebrio al momento del accidente. Ahora, el conductor alega que no tuvo la culpa, argumentando que «siempre andan bien locos las motos», a pesar de que los testigos afirman lo contrario.

El joven motociclista, quien según Judith no cuenta con seguro, estaba regresando a casa después de su jornada laboral cuando ocurrió el choque en la esquina de las calles Abasolo y Gómez Farías. Los testigos sostienen que la camioneta descendió a alta velocidad, dejando al motociclista sin tiempo para frenar.

Esta serie de eventos ha levantado la posibilidad de presentar cargos adicionales contra el conductor de la camioneta por abandono de víctima y por retirarse del lugar, lo cual genera dudas sobre su inocencia. La comunidad lo acusa ahora de faltar a su palabra y de cobardía, aunque cuando usted esté leyendo esto podrían haber surgido nuevos acuerdos.

Los comentarios están cerrados.