Press "Enter" to skip to content

Recordando a “Organización Koyama”

Esta es la portada frontal del casete.

Por MARCO SERNA.- Con un estilo que en la región ya no subsiste, el material de “Organización Koyama” sigue cultivando adeptos.

Muchos conocen la historia. A pocos meses de su salida, el grupo se disolvió sin dar la promoción necesaria al casete que en el año de 1988 se produjo en la ciudad de Monterrey con 10 canciones.

Inicia una guitarra eléctrica con “overdrive” a la que le sigue un remate de la batería antes de comenzar en conjunto todos los instrumentos de la balada rítmica “Recordándote”.

“Con frecuencia en mi alrededor te busco a ti…”, canta el vocalista Bonifacio Balderas.

Bella la tocada del “Polivoz” en el bajo eléctrico, un Peavey de 4 cuerdas en esa composición que finaliza con dos elegantes acordes.

Fueron populares en Cerritos y Villa Juárez durante los ochentas y los noventas.

“Mi pueblito” es la rola número 2. Allí se escucha al guitarrista Mateo Serna en su máximo apogeo. El instrumento, casi limpio a no ser por una ligera reverberación que adorna con notas alegres la cumbia instrumental de su autoría. Resalta además el sonido de un teclado Korg, con el registro denominado “Rhodes” interpretado por Mauricio Alva así como el ritmo del instrumento percusivo de Roberto Zúñiga bien sincronizado con el Bajo de Lupe Mata.

“Amor y nada más”, tiene un “tempo” más lento que la cumbia anterior, pero no por eso deja de ser contagiosa.

Al fondo se escucha un órgano pero suena gracioso el sonido del teclado cuando comienza la canción. El solo de guitarra antes de la estrofa final, le da también el sonido característico al tema.

Al estilo chicano llega la canción “Querida mujer”. Algunas notas de la guitarra tipo “country”, contestan a una harmónica y posteriormente la batería anuncia un cambio parecido al rock and roll de los 60´s antes de continuar nuevamente con el ritmo inicial. “Nunca jamás pensaste tu que llegarías a ser lo más bello de mi vida, mi más querida mujer”, reza el coro.

“Mi tienda”, es una canción movidita, que invita a bailar con las notas de un órgano y “Cuando Calienta el Sol”, es el único cover que se adaptó para interpretarse como cumbia romántica, —que por sí mismo ya es un éxito de Los Hermanos Rigual— y que fue uno de los temas que se intentaron promocionar del álbum.

“No volveré” puede considerarse como el nombre del trabajo artístico de Organización Koyama. Es una balada que sin duda atrae recuerdos a la mayoría de los escuchas sobre alguna decepción amorosa. La canción se comienza a colocar entre el gusto del público cerritense y a la fecha el tema suena incluso en las redes sociales.

Alegre la introducción guitarrera de la melodía “por qué te fuiste”, —le sigue un sonido de trompeta ejecutado por el tecladista—.

Es una cumbia en la que la primera voz hace alusión al nombre de la organización musical, y dice: “Desde Cerritos San Luis Potosí, Koyama, con ustedes”.

Otra balada rítmica es la número 9 titulada “Vuelvo a ser feliz”. Es un himno a la esperanza ante las situaciones que oscurecen la vida de los enamorados. Llama la atención las notas poco habituales a la mitad, las que suenan al mismo tiempo entre el sintetizador y la guitarra mientras la batería marca un ritmo de música pop.

Arreglos muy originales, todos de los integrantes del grupo Koyama que se despiden con “Vamos a Cerritos”, (tal vez el tema más popular de todo el casete que fue de color blanco).

Sin duda, un material que no debe de faltar en la colección de aquellos que se interesen por la historia musical de nuestro pueblo.

Los arreglos y producción corrieron a cargo de los integrantes y la fotografía fue tomada en la plaza principal de Cerritos (en la que aparece Magdaleno Llamas). En la portada aprecia un triángulo o pirámide.


ESCUCHAR EN YOUTUBE:


NOTA: Este artículo se publicó por vez primera en nuestra web el 26 de diciembre de 2011.

Comments are closed.