Press "Enter" to skip to content

Cerriles 1730

En página de internet, donde abordan asuntos sobre “asambleas populares”, llama la atención el apartado, “Estrategias de manipulación. Crear problemas para después ofrecer soluciones”, porque es precisamente lo que observo, aplican los políticos que tratan de regresar al poder que les fue arrebatado o bien, al que buscan llegar por vez primera.

Se explica que: este método también es llamado “problema-reacción-solución” y se explica a continuación.

El primer paso es la creación de un problema. Una “situación” prevista para causar cierta reacción en el público, a fin de que éste sea el demandante de las medidas a implementar.

Por ejemplo, alguien que tuvo poder, permitió o provocó el aumento de la violencia durante décadas, y ahora que la ciudadanía demanda “mano dura” o “resultados”, tales políticos se suman a la exigencia. Es decir, crearon el problema, el poder les fue arrebatado, quieren recuperarlo y aprovechando el clima actual, hoy los responsables exigen respuestas que ellos no pudieron dar. En eventos se promocionan como el gobierno de un “municipio seguro” a cambio del voto ciudadano.

Otro ejemplo son los temas de limpia, como la basura o relleno sanitario. Ahora los políticos se unen a los reclamos para conseguirlo, siendo que no pudieron en casi 10 años garantizar un espacio digno para tratar los desechos, sino que por el contrario se trajeron el basurero a unos metros de la mancha urbana al grado que causaron multas ante la SEGAM que ni siquiera pudieron pagar.

Un tema más son las promesas de calles o caminos en buen estado, agua potable y alcantarillado, y amplios etcéteras, problemas que en su tiempo las administraciones no resolvieron pero que ahora dicen que sí lo harán.

De acuerdo a la página en mención sobre “Estrategias de manipulación”, los “salvadores” o “mesías” fueron los causantes del despeñadero, y ahora, para conseguir sus fines aprovechan recovecos. Increíble, parece que les bastan 3 años para solucionar lo que en casi un siglo sus homólogos no pudieron. Las hemerotecas están llenas de ejemplos que pueden refrescarnos las memorias.

Parece que los políticos conocen la fórmula para que la gente se olvide pronto de fechorías. Hallan la forma perfecta para anunciar y crear climas de pánico y para ello es recomendable el libro “La doctrina del Shock” de Naomi Klein, quien propone que ciertas políticas han alcanzado importancia no por veracidades o populares, sino por los impactos en la psicología social a partir de la confusión.

De este modo se encamina a la sociedad a que actúe de determinada manera.

Pero parte del discurso de la doble moral, también cita que desaparecieron ciertas instituciones que fueron creadas desde hace años, pero que las extinguió el gobierno de AMLO, cuando en realidad algunas solo cambiaron de nombre o finalizaron porque su utilidad no era otra que robarse el dinero y repartírselo entre los ladrones de cuello blanco.

Otro señalamiento es anunciar que los programas ya no llegan a la gente, cuando a quienes a no les llegan son precisamente a los intermediarios, quienes de tan dolidos o temerosos por no tener pastel para repartir, hasta unieron fuerzas por vez primera en la historia del país para volver a sus curules.

Se trata de simples dichos que no tienen fundamento, pero que fueron plantados en la mente de asistentes a mitines como parte de actos desesperados por retornar al poder.

Qué curioso. No solo muchos delitos quedan impunes en nuestro país, sino que para los políticos que en mitines recurren a engaños o mentiras viles tampoco hay consecuencias o castigo.

Nos leemos la próxima….

Comments are closed.