Press "Enter" to skip to content

Ayuntamiento paga laudo millonario

  • Monto por conflicto laboral creció con el paso del tiempo

Por FRANCISCO VALERO.- Los laudos laborales generados a partir de la llegada de Acción Nacional a la presidencia municipal, todavía se consideran una herencia panista.

Anteriormente, quienes arribaban a presidencia de antemano sabían que «la chamba» sería temporal, pues cadapresidente llegaba con su propio equipo de trabajo, todos calificados como «gente de su confianza».

Sin embargo los panistas trataron de mantenerse en los cargos por tiempo indefinido aunque llegara al poder un presidente municipal impulsado por otro partido. Por eso cuando fueron despedidos aprovecharon las lagunas de la Ley del Trabajo e interpusieron denuncias por despido injustificado a pesar de que muchos contaban con puestos de confianza.

Pero los despidos también los realizó Acción Nacional en contra de su misma gente, uno de ellos fue la destitución que la presidenta municipal Aurelia Orozco Reyes llevó a cabo en contra del director de Obras Públicas Gabino Reyes Azúa.

Se comenta que no hubo un motivo de peso para que el director fuera destituido. Parece que el asunto se debió a «un capricho» de funcionarios de primer nivel de aquella administración.

El Ingeniero fue despedido sin la retribución económica que por ley le correspondía, lo que motivo a que interpusiera una demanda por despido injustificado ante el Tribunal de Conciliación y Arbitraje, generándose un laudo, pero a través de «chicaneadas», la administración panista trató de ganar tiempo para heredar el problema al gobierno de Martínez Sifuentes, quien tampoco atendió el asunto.

De este modo, el laudo laboral siguió creciendo. No se quiso liquidar al trabajador aduciendo que era un problema entre panistas, es decir “se echaron la pelota unos con otros”.

Llegó la administración de Erasmo Galván Nieto y el asunto no se arregló. El costo siguió creciendo día a día, y la administración de Dulce María Montes Zúñiga también hizo oídos sordos a pesar de los apercibimientos que recibió por parte del Tribunal y de las amenazas de multas.

Dulce María terminó su administración y el laudo de Gabino Reyes Azúa siguió sin ser pagado.

Entonces vino la administración municipal que fue presidida por José Alfredo Sauceda Loredo, cuyos asesores y abogados tampoco atendieron la situación. Fue hasta hace unos días que el Tribunal de Conciliación y Arbitraje, para garantizar el pago de dicho laudo laboral se vio en la necesidad de congelar tres cuentas de la administración municipal que preside la Licenciada Leticia Vázquez Hernández.

Después de la negociación que llevaron a cabo con el ex empleado municipal, el monto a pagar fue de 1 millón 700 mil pesos, otorgándole un primer pago de 500 mil pesos.

De este modo, cada mes el ayuntamiento deberá abonar la cantidad de 250 mil pesos, hasta liquidar el monto de la resolución que se dictó en la sentencia, todo por un “despido injustificado” entre panistas.

Abogados dicen que las cuentas municipales son inembargables, pero sería necesario entrar en un litigio contra los tribunales judiciales, así como con los representantes del exfuncionario.

Mientras tanto las cuentas estarían congeladas y el trabajo del ayuntamiento se vería suspendido por falta de liquidez. Es por ello que la presidenta municipal prefirió llegar a un acuerdo con el ex director de Obras Públicas y pagarle su laudo laboral en abonos, “de todos modos se lo tenían que pagar”.

El pago vino a limitar el poder económico de la presidencia municipal. El ayuntamiento tenía contemplada la adquisición de un camión con canastilla para el servicio de alumbrado público, ahora la adquisición tendrá que esperar. Además no existe solvencia económica para pagar el laudo laboral y adquirir el camión que daría servicio a la población, pero lo que es injusto es que haya sido este gobierno el que acabó pagando.

Estas son las herencias de pasadas administraciones. Las deudas por malas decisiones se siguen pagando en perjuicio de Cerritos.

Anteriormente ya se cubrieron otros laudos laborales con dinero de tesorería, lo que disminuyó el número de obras y acciones.

Comments are closed.