Press "Enter" to skip to content

Campesinos denuncian robo de cosechas

  • Ladrones cargan con elotes, mazorcas y calabazas

FRANCISCO VALERO.- Varios campesinos tratan de lograr el apoyo de autoridades para erradicar los robos de cosecha que se están presentando. Los bandidos utilizan la noche para llevarse elotes, mazorcas y calabazas, unas están pizcadas y otras amontonadas en parcelas, «pero no respetan, se llevan lo que encuentran», dijo un campesino.

Los quejosos dijeron que para evitar los robos es necesario cuidar las milpas, «si no le hacemos así nos dejan sin nada, no podemos descuidarnos porque al siguiente día sólo encontramos la trillazón y las huellas de que hubo rapiña».

Un vecino de esta cabecera municipal dijo que hace días encontró a un individuo llevándose los elotes de su parcela, no tuvo más opción que cobrarle cierta cantidad de dinero para no denunciarlo. El individuo aceptó el trato. Se trata de un vecino del barrio de San Juan que se dedica a la venta de elotes, “llevaba casi un costal lleno”.

Otro campesino comentó que en su parcela encontró a dos mujeres con montones de calabacitas tiernas. Ingresaron a la milpa sin el permiso del propietario, y al ser descubiertas dijeron, «nos gustan las calabacitas de milpa», y explicaron que era lo que desayunarían, pero no conformes con llevar dos o tres productos, cada una llevaba un bote, «no creo que se coman tanta calabaza, para mí que las querían vender«, expuso el afectado.

Productores de maíz señalaron que los rateros los están espiando, porque apenas se separan de las parcelas y cuando regresan ya cargaron varias brazadas.

Algunos se encuentran recogiendo la cosecha, pero no pueden dejar nada en la milpa, porque al siguiente día las mazorcas desaparecen, por eso proponen que las corporaciones policiacas realicen rondines de vigilancia por los caminos vecinales e investiguen a todos aquellos vehículos sospechosos.

La rapiña de cosechas está afectando a los agricultores. Los rateros no se llevan un solo bulto de mazorcas, creen que van en camionetas, porque es grande la cantidad de productos que desaparecen.

Productores de girasol también han resentido pérdidas por robos. Creen que los productos van a parar a las florerías, pues los tallos son cortados con delicadeza.

Comments are closed.