Press "Enter" to skip to content

Muerte, confusión e indignación

  • Un niño y una niña quedan en orfandad

REDACCIÓN.- Persiste confusión e indignación por los hechos en donde perdió la vida Ana Laura González Reyes.

Pero familiares lamentan no solo la pérdida, sino la orfandad en que quedan dos menores de edad, un niño y una niña. El padre radica en la ciudad de San Luis Potosí.

Sobre el sepelio se dijo que una empresa funeraria había aportado lo necesario para las exequias debido a la escasez de recursos de Ana Laura, quien fue abandonada en el lugar del accidente junto a la moto, en el vado de entrada a Villa Juárez.

No se sabe qué hacía a esa hora por allá, y también resulta sospechoso que no se haya procedido a la detención de quien conducía, pues según los parientes, Ana Laura de 31 años era pasajera.

Mientras la víctima murió en el IMSS debido a los golpes y muerte cerebral, la motocicleta fue devuelta al domicilio de Carrillo Puerto 64 durante la madrugada. Vecinos oyeron cuando alguien la ingresó, algo que también es inusual debido a que en esos casos la unidad debió ser llevada al corralón y luego solicitarla una vez que se hubiese acreditado la propiedad al tiempo que de tuvo qué abrirse una investigación para deslindar responsabilidades.

Nota: LA FOTO SOLO ES ILUSTRATIVA.

Comments are closed.