Press "Enter" to skip to content

Burros, en peligro de extinción

  • En lugares como Ábrego todavía sirven de sustento a familias

BETO GUERRERO.- Ya no es común observar burros sobre la vía pública como sucedía en otras épocas.

Los asnos son animales inteligentes, pero la modernidad los ha ido desplazando pues ya no se usan como bestias de carga, y aunque se comercializan, la finalidad es para ser convertidos en productos cárnicos.

No hay en nuestra región un lugar que se ocupe por la protección de esta especie que mucho sirvió a nuestros antepasados, pero podemos asegurar que los animales que existen son contados.

Los burros pueden cargar hasta casi cuatro veces su propio peso, y por estas razones son utilizados como animales de carga para labores agrícolas.

Por el tamaño de sus orejas pueden escuchar mejor que muchos animales, pero también se dice que su nariz les permite detectar olores a 10 kilómetros de distancia y su aparato digestivo es más resistente que el de los caballos, permitiéndole consumir más variedades de plantas.

La cabeza de ganado asnal, oscila entre los 3 mil y 8 mil pesos, sean machos o mulas, sin embargo el negocio está en comprarlos baratos para venderlos a representantes de fábricas de embutidos más caros, “y eso si están gorditos”, indica un productor.

En lugares como Ábrego Guadalcázar, los burros todavía son un medio de transporte y sustento para algunas familias.

Comments are closed.