Press "Enter" to skip to content

Cerriles 1851

Es difícil que un adicto a las drogas o al alcoholismo, se recupere una vez que se ha convertido en presa del vicio.

Hablemos de las llamadas “drogas de diseño”, sustancias que han sido creadas en laboratorios para poner a sus pies a quien las consume desde la primera vez.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), droga es toda sustancia que introducida en el organismo por cualquier vía de administración, produce de algún modo una alteración del natural funcionamiento del sistema nervioso central del individuo y además es susceptible de crear dependencia, ya sea psicológica, física o ambas.

Expertos en materia señalan que una de las mejores armas para combatir las adicciones es la prevención.

De acuerdo a testimonios de padres de familia, en Cerritos y en Villa Juárez son cada vez más los jóvenes que consumen tabaco, alcohol y drogas, incluso desde antes de las 15 años.

Al respecto las autoridades municipales o instituciones académicas pocas veces llevan a cabo campañas preventivas, es decir que las realizan una o dos veces al año, por lo que no pueden considerarse permanentes, además de que en ninguno de tales lugares existe en la actualidad un centro de tratamiento.

Alguna vez en su vida cada adolescente será tentado a consumir alguna de las sustancias citadas. A falta de información preventiva, puede convertirse en adicto desde la primera vez que se fuma un cigarrillo, es decir, algo que comenzó siendo el regalo de un compañero, terminará victimizándolo de por vida. Lo mismo pasa con el alcohol o con las drogas.

Sobre el tema, la responsabilidad no solo es de los padres. La tienen en parte las escuelas, maestros o incluso los dueños de negocios, dado que sabiendo que los clientes son menores de edad, muy pocos o casi nadie les niega el acceso a productos para mayores de 18 años, y por lo general la entrada a bares, cantinas, antros o discotecas tampoco es restringida. No obstante, al final es el propio muchacho quien decide sobre el consumo.

En la niñez existen aspectos esenciales para el desarrollo físico y mental de las personas, sin embargo la adolescencia y la juventud son edades difíciles y llenas de cambios, en las que muchos adolescentes y jóvenes hacen cosas de las que pueden arrepentirse más adelante. El sexo prematuro y sin protección es tema aparte, pero no tan dañino como las adicciones a las drogas, tabaquismo o alcohol.

Pero si los padres aun ejercen autoridad sobre los hijos, también deben estar pendientes de algunas señales para ver si están consumiendo sustancias perjudiciales, ya sea desde temprana edad o hasta en exceso, con el fin de tomar acciones y ayudarlos a salir de tales baches.

Los productos que se fuman despiden características fáciles de detectar. El adicto empleará una serie de estrategias para minimizar las posibilidades de ser pillado. Mascar chicle, limpiarse las manos repetidamente e incluso aplicarse colonia de manera exagerada son algunos ejemplos de ello. Sin embargo, siempre quedan restos del olor.

Otra forma de detectar algo extraño, es en las señales emitidas por los ojos. Cada droga tiene efectos diferentes, además de que también se reflejan conductas extrañas en cada individuo. Pueden mostrarse irritables, gruñones e incluso agresivos.

El tipo de amistades que sus hijos frecuentan también es algo que puede dar una idea sobre si puede estar desarrollando hábitos nocivos, pero si otros miembros de la familia toman drogas hay más probabilidades de que los hijos consuman sustancias psicoactivas. Descuido del aspecto personal, deudas, malas notas escolares, son otras señales en las que debe estar alerta.

Nos leemos la próxima…

Comments are closed.